Historia

Este maravilloso queso se puede catalogar como un “Tipo Saint Nectaire” sin embargo es auténticamente dominicano en su concepción y elaboración.

En el año 1985, se decidió producir un nuevo tipo de queso maduro, sin tratar de copiar ningún queso extranjero determinado, sino tomando todas las medidas posibles para mantener intactos los aromas delicados que contienen las leches dominicanas.

En este proyecto Fromages de France recibió la muy valiosa asesoría del afamado profesor Gilbert Brenet, gran figura de la quesería francesa quien, al final, aceptó también apadrinar el queso que salió al mercado en 1989. El “Monsieur Brenet” resulta ser muy parecido a un Saint Nectaire, queso oriundo de las zonas de montañas volcánicas y de las bodegas muy húmedas del centro de Francia, de las cuales él tiene el perfume típico. Por esto, lo hemos catalogado como un “parecido al Saint Nectaire” para orientar al consumidor.
Por ser una creación libre, el queso “Monsieur Brenet” refleja la extraordinaria riqueza del campo dominicano. Posee una pasta semi-dura de color dorado y una corteza gris azulada que evoca su bodega húmeda. Fruta de una maduración láctica lenta que respeta la leche criolla y su medio ambiente, tiene un sabor profundo y perdurable.

En la boca se revela un definido aroma de avellana, manteniendo por otra parte en integralidad las sensaciones gustativas de una leche proveniente de pastos verdes y abundantes.

Maridaje

Lo puede degustar cuando esta todavía joven (pasta todavía un poco dura) con una botella de vino tinto de cepa Merlot, de tanino discreto y fino en gusto. Pero le recomendamos que deje madurar el queso un par de semanas más y que lo pruebe entonces con unas copas de cepa Cabernet Sauvignon, vino de más cuerpo y trama, más generoso y redondo, perfecto para acompañar un queso de gran carácter, ahora adulto, orgullo de la quesería dominico-francesa.